Cómo elegir un procesador

Cómo elegir un procesador

El procesador es el componente imprescindible a la hora de configurar un equipo. En muchas ocasiones es el componente principal alrededor del cual se tomará la decisión de elegir el resto de componentes.

Aunque la función básica de un procesador es interpretar las instrucciones de los programas que está ejecutando y coordinar al resto de componentes entre sí, este componente principal del ordenador ha ido integrando con el paso del tiempo un número cada vez mayor de funcionalidades que anteriormente eran procesadas fuera de él.

Formato de la CPU (Socket)

Todos los procesadores no tienen la misma forma. Incluso los procesadores de un mismo fabricante pueden usar un socket diferente. Nuestro procesador debe poder integrarse en la placa base, por lo que el socket en la placa base debe tener la misma forma y funcionalidad que el del procesador.

El procesador y la placa base deben usar el mismo socket

Algunos de los socket más comunes en procesadores Intel son: LG1151 o LGA2066

Por contra AMD suele usar los sockets: AM4 o TR4

Marcas principales

Hay dos marcas principales a considerar en la adquisición de un procesador; Intel y AMD.

Procesadores Intel

Intel es actualmente el mayor fabricante de procesadores y cuenta en su catálogo con un nutrido grupo de familias enfocadas a distintos tipos de usuarios y mercados.

Los procesadores más conocidos de Intel son los de la familia Intel Core, donde encontramos cuatro series: i3, i5, i7 e i9.

Cada una de esta serie dispone a su vez de distintos modelos, y aproximadamente cada año se renuevan, dando como resultado la llegada de una nueva generación (actualmente la undécima) que conlleva un aumento de potencia y eficiencia al mejorar una arquitectura o lanzar al mercado una nueva.

Estos procesadores, independientemente de la serie a la que pertenecen, pueden ser utilizados en toda clase de ordenadores, desde equipos de oficina hasta pc gaming, gracias a su excelente relación calidad precio.

Para equipos económicos y de baja potencia Intel ofrece sus familias Pentium y Celeron, mientras que para Workstation tenemos los Intel Xeon.

Procesadores AMD

AMD también nos ofrece un buen número de familias, destacando por encima de todos los Ryzen, una familia de procesadores que al igual que su competidor podemos encontrar con la nomenclatura Ryzen 3, Ryzen 5 y Ryzen 7. Los Ryzen 2000 son lo más novedoso de AMD y cuenta con modelos más que interesantes. La arquitectura ZEN obtiene un alto rendimiento en cualquier tipo de tareas y además se beneficia del uso de memoria RAM con altas frecuencias, por lo que recomendamos que si compras un Ryzen, inviertas en unos buenos módulos de memoria RAM para sacar el máximo provecho a tu CPU.

Características principales

Frecuencia

Una de las características que se suelen usar a la hora de comparar varios procesadores es la frecuencia de trabajo, normalmente medida en Ghz (Gigahercios).

Esta es la cantidad de ciclos por segundo que el procesador es capaz de procesar

Arquitectura

La mayoría de usuarios se fijan tan solo en la frecuencia a la hora de elegir el procesador, pero lo cierto es que hay otros factores mucho más importantes como lo es la arquitectura. La arquitectura determina la forma en que funciona la CPU y el tipo de instrucciones que puede ejecutar el equipo. Cuanto más actual sea el procesador, más novedosa será su arquitectura y mejores y más eficientes instrucciones podrá ejecutar. Esto se traduce a que a igual frecuencia, un procesador más actual, como un Intel Core i7-8700K (Arquitectura Coffee Lake) es mucho más eficiente que un Intel Core i7-3770K (Arquitectura Ivy Bridge)

Memoria caché

La memoria caché se encarga de almacenar en ella cierto tipo de información relevante como es por un lado el conjunto de instrucciones que más se están utilizando en estos momentos y con carácter predictivo la información que necesitará la unidad central de proceso para ejecutar las siguientes instrucciones. Por tanto, cuanto mayor sea la cantidad de memoria caché, más óptimo será el rendimiento de nuestro procesador.

Existen 3 tipos de memoria caché: nivel 1, 2 y 3. La memoria caché de nivel 1 se encuentra en el propio núcleo del procesador y funciona a la misma frecuencia. En los procesadores multinúcleo cada uno de ellos cuenta con su propia memoria caché. Suele ser de muy reducido tamaño debido a su gran potencia y precio. La memoria caché 2 y 3 son más lentas, pero más económicas y las encontraremos en mayor cantidad en los procesadores.

Gráficos incorporados

Algunos procesadores llevan incorporado un procesador gráfico. Estos procesadores gráficos suelen ser suficientemente potentes como para trabajar sin dificultad en entornos de ofimática.

Núcleos

Antiguamente los microprocesadores solo tenían una unidad de procesamiento. Actualmente la tendencia es a aumentar el número de unidades de procesamiento (hilos) incluidos dentro del procesador. Por regla general, cuantos más núcleos de procesamiento tiene un procesador más operaciones concurrentes podrá procesar. Procesadores con un alto número de núcleos suelen trabajar a frecuencias más bajas debido al mayor consumo eléctrico y por tanto al aumento de temperatura.

Overclocking

La frecuencia de trabajo de un procesador es fijada por el fabricante en función de la calidad en la construcción del chip. El aumento en la frecuencia suele llevar consigo un aumento en el consumo eléctrico de la CPU. Algunos procesadores tienen la frecuencia de trabajo fijada desde fábrica mientras que en otros se puede modificar usando distintas herramientas. En los procesadores AMD siempre vamos a poder aumentar o disminuir la frecuencia de trabajo, mientras que en los procesadores Intel es el modelo de CPU el que nos indica si la frecuencia está bloqueada o no, es decir, si podemos hacer overclocking.

Comparte